IMPORTANTE

jueves, 2 de diciembre de 2010

Living Paradiso/ Danza Contemporánea

 Cuerpo Aspartame

Por Natalia Ramírez Püschel

Hogar dulce hogar. Al carajo, vinagreta de sensaciones formadas por los ensalces de una arquitectura reproductora de “estares” paradisiacamente invivibles. Ya el paratexto de la obra de danza contemporánea de Paula Sacur Living Paradiso, gatilla la angustiosa experiencia carnal de lo que puede suceder cuando llegamos del trabajo y nos ponemos las pantuflas: la intérprete queda puertas adentro contemplando la “perfecta” distribución de un espacio, imagino, treceavo piso, sin balcón, vista a otro treceavo piso, con un mínimo sillón demasiado fucsia que la recibe, ya sin tacones y sin panty medias; camina, se acaba. Consume calor de hogar en un tazón.
La sala de estar -o la sala de “vivir”-, espacio escénico que instala la pieza de danza, articula la investigación del cuerpo en su habitar. La experiencia propone la situación que acontece después de las seis de la tarde, después del taco del transporte urbano -y del taco apolineante-. Un cuerpo sumido al minimalismo agrio de la vida moderna departamento tipo piloto, donde el perro ladra sólo cuando hay pila.
La exploración de movimientos revisa una serie de situaciones corporales cifradas en el “estar-vivir”, como metáfora ética y estética de modos de vida vacíos. Se llenan con instrucciones de cómo habitar, de cómo ser (parecer)… hasta que el cuerpo distiende la tensión contenida en su presencia nauseabunda. La coreografía ensaya usos posibles de la habitación y sus mobiliarios, y arroja figuras corporales que dan cuenta del contenido blanqueado por la insolente posibilidad de acción que otorga. Se acrecienta la sensación de imposibilidad de llenado y recorrido, y se vierte la humanidad necesaria en un tazón que calienta más que el aura trenzada de un amante ausente; la clorofila de una planta ayuda a respirar un poco, para vivir, un poco.
Interesante ejercicio en el que a través de la exploración de los movimientos posibles escenificados en un living, como espacio social y cultural interpelado críticamente, se detonan amargas impresiones de un cuerpo emotivo paradisiacado con aspartame por el sistema. La propuesta logra articular un abismo sosegado por la cordura del éxito reputado socioculturalmente, principalmente a través de objetos actancializados, como cuerpos actantes, emocionados y mocionados; símbolos que no son pura escenografía, elementos actores significativos del sistema escénico que potencian, e incluso, superan la acción de la intérprete (situación interesante, nos permite observar cómo el cuerpo emocionado se proyecta hacia los objetos del mundo).
Remontaje en cartel hasta el próximo 18 de diciembre en Teatro del Puente. Arriba del río Mapocho, desde las alturas, se pudre algo, parece (aunque el pasto crece en un pequeño masetero); como allá, bajo en la corriente. Dulcemente cancerígeno. Re-visitable, no faltará té -aunque se quiebre el tazón-.

Link con más información:
http://livingparadiso.blogspot.com/
http://vimeo.com/16801147
http://www.teatrodelpuente.cl/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada