IMPORTANTE

martes, 3 de mayo de 2011

Carnados: la seguridad de los imbéciles


Carnados: la seguridad de los imbéciles es una obra que se enfoca en el cuerpo a partir de la reacción corporal frente a situaciones aquello que es involuntario e inevitable.

A continuación dejamos la reseña de la obra y un video que se encuentra disponible en la siguiente fuente de información: http://www.gam.cl/danza/carnados/

 

Cuerpo y espíritu. La compañía de danza Zanda investigó en viejas prácticas espiritistas para cuestionar la seguridad que le atribuimos a nuestro cuerpo y la reacción que asumimos ante lo inmaterial. La obra integra diversas disciplinas y tecnologías.

Esta obra de danza tiene un origen sorprendente: nació luego de investigar la práctica del espiritismo en Chile a comienzos del siglo XX. Una conjunción inusual de disciplinas, sin duda, que busca comprender cómo reacciona el cuerpo ante lo involuntario e inevitable. Valiéndose de diversos oficios y tecnologías, la compañía Zanda lleva a escena las distintas percepciones que genera la presencia de espíritus, develando así lo que sus creadores definen como «la decepción del cuerpo contemporáneo frente a su propia imagen». Siete intérpretes provenientes de actividades diversas participan de un ejercicio que los hace interactuar con apartos audiovisuales y pantallas invisibles, construyendo con ellos cuerpos ficticios.

«Así, por medio del suspenso y la ironía, Zanda invita al espectador a preguntarse si es la seguridad de su cuerpo, de su carne y de sus órganos, una seguridad imbécil».

El cuerpo nos pone en contacto con un entorno material y palpable, pero, a la vez, actúa de envoltorio de un alma que no percibimos. La danza pone en contacto esos dos planos. El bailarín se vale de su cuerpo para expresarse, y al mismo tiempo quiere liberarse de él para alcanzar el más allá. Al final, entonces, ¿qué somos? ¿Podemos desprendernos de nuestro propio cuerpo y encontrarnos con esa alma que impulsa nues ¿Debe desprenderse el alma de cualquier forma de aprisionamiento carnal para ascender? Carnados, la seguridad de los imbéciles fragmenta, multiplica o transmuta el cuerpo humano a otras nociones de espacio, reflejando así en escena el espiritismo y el contacto con lo sobrenatural. Se trata de una propuesta estéticamente innovadora que acerca disciplinas rara vez puestas en contacto, y que nos hace pensar más profundamente sobre asuntos de los que nadie está ajeno: el cuerpo, el espíritu.

Zanda, movimiento chileno de danza al revés, busca desde su nacimiento, en 2003, combinar la danza con las creencias populares y la investigación del pasado histórico. Intervenciones urbanas y propuestas multimedia fueron sus primeras propuestas de trabajo, las cuales se han ido profundizando con proyectos de investigación y creación. Una de sus obras, La carcelaria, el sonido de la jaula fue presentada en Matucana 100 y luego incorporada al Festival Santiago a Mil 2009. Zanda asume como su vocación esencial «observar, especular y analizar lo acontecido con un ojo creativo y transformador».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada